Promovemos el aprendizaje innovador, que se anticipa a situaciones imprevistas o contingentes y estimula la creatividad del estudiante. Fomentamos una educación permanente, en términos de aprender constantemente, la iniciativa personal, despertando el sentido crítico y asimilando las innovaciones cuando sea pertinente y conforme a las exigencias sociales. Reconocemos que la persona es más que la simple suma de sus partes y que debe ser formada como una integralidad en sus aspectos orgánico, emocional y cognitivo, desde todas y cada una de las áreas curriculares.

 

Nuestra pedagogía reconoce en cada alumno y alumna una capacidad de aprender, determinada no sólo por las condiciones inherentes a cada ser, sino que también y de forma importante por aquellas y propias de su quehacer formativo, desarrollando metodologías personalizadas de enseñanza, apoyo psicopedagógico, para prevenir y tratar eventuales dificultades de aprendizaje y apoyo psicológico especializado, para ayudar a consolidar la personalidad, templar el carácter y aprender a construir un proyecto de vida en el tránsito de la infancia a la adolescencia y preparando de esta manera al joven para tomar decisiones acorde a sus intereses y capacidades e insertándose exitosamente en el mundo adulto. Es importante determinar cuáles son las potencialidades de los alumnos y qué aprendizajes serían capaces de desarrollar. Realizamos el seguimiento oportuno del proceso de enseñanza y aprendizaje para detectar logros o dificultades con el fin de aplicar las medidas pertinentes que conduzcan a un mejoramiento.